Participantes IV Edición Programa 25 Talentos

 

Una casa no deja de ser simplemente cuatro paredes, un lugar que únicamente te otorga la protección de no estar a la intemperie, pero sin alma que te abrigue.

El Centro Joaquín Roncal es algo más, es mucho más, es un hogar. El nuestro y el de muchos más. Un espacio lleno de sentimientos, solidaridad y talento.

La semana pasada tuvimos el placer de recibir una visita guiada por parte del director del centro, Enrique Nogueras. En ella no sólo nos enseñó sus instalaciones, también nos enseñó el alma de un proyecto que empezó desde cero. Nos relató que tanto él como otros miembros del equipo, recorrieron múltiples lugares de la geografía española buscando espacios parecidos a lo que ellos tenían en mente, para servirles a modo de inspiración. Pero no los encontraron, por lo que la división de espacios, diseño y organización de actividades, nacen de manera autodidacta gracias la creatividad, trabajo y pasión de todos sus integrantes.

Allá por el año 2005 se inauguraron sus instalaciones, albergando desde entonces múltiples iniciativas: desde exposiciones culturales y sociales, conferencias y jornadas de todo tipo hasta talleres de empleo o cursos formativos, sirviendo de punto de encuentro para todo tipo de colectivos, siendo el acceso totalmente gratuito.

El centro está abierto para cualquier iniciativa, pero sólo para asociaciones y colectivos, no se puede utilizar como recinto para exposiciones particulares. Esto es parte de la razón de ser del Joaquín Roncal, primar “el todos por encima del uno”.

Asimismo, para solicitar el uso de los espacios o salas, únicamente hay que rellenar un impreso que apenas nos llevará más de 5 o 10 minutos.

Durante la visita, Enrique nos enseñó cada uno de los lugares que conforman este hogar, pero hay algunos que por su singularidad nos llamaron mucho la atención, sin obviar la multitud de salas polivalentes de diversos tamaños de las que disponen.

El primero de dichos espacios es la terraza de la última planta que da cobijo a un huerto urbano destinado a talleres para aprender técnicas de siembra y cultivo, y que cuando el tiempo lo permite se puede utilizar como espacio para tomar café, o incluso organizar algún cóctel. Hilando con la alimentación, hay una excepcional cocina para 10 personas en las que se imparten diversos talleres, por ejemplo el último de ellos iba a destinado a que personas con síndrome de down lograran utilizar de manera autónoma todos los utensilios culinarios, especialmente la vitrocerámica.

Huerto urbano en la terraza del Joaquín Roncal

Otro elemento a destacar lo constituye una sala de ordenadores destinada a diferentes usos, y que sin ir más lejos  acoge habitualmente clases de informática básica para personas mayores. 

En esa misma planta, nos encontramos con el Espacio de Conciliación llamado “La oreja verde”, algo que el director nos relataba con un brillo especial en los ojos y que a nosotros nos causó idéntica sensación. Es un precioso lugar destinado a que los hijos de los adultos que visitan las exposiciones o cualquiera de los espacios del centro, se diviertan a través de juguetes y dinámicas organizadas por los monitores en relación a los gustos de los pequeños.

Pero quizás el uso que más nos emociona de esta sala, es el que realizan las mujeres solteras y desempleadas, de tal manera que dejan a los niños con los monitores mientras ellas salen a buscar trabajo, o incluso, en ocasiones son ellas mismas las que hacen de monitoras, quedándose cada día una al cargo del grupo y rotando esta responsabilidad.

Normalmente estos monitores proceden del centro infantil del barrio “La Gusantina”, o son parte del propio personal del centro, realizando una labor impagable y completamente gratuita para los usuarios.

El salón de actos es otro punto álgido, ya que tiene capacidad para 136 personas  y está totalmente equipado, pudiéndose realizar en él incluso conciertos o representaciones teatrales. Algo que nos resultó muy llamativo es que se puede retransmitir en streaming. Por lo tanto cualquier evento que realicemos podemos transmitirlo vía internet en vivo y en directo.

Por último no queremos olvidarnos de Suralia, punto de encuentro del comercio justo. En él no sólo podemos degustar un rico café responsable, sino que además podemos adquirir diversos productos de comercio justo (organizado por la Federación Aragonesa de Solidaridad) información de los mismos, así como información de las entidades que trabajan en la FAS y en el Comercio Justo.

Desde aquí os animamos a visitar nuestro hogar, ¡y hacerlo vuestro!

Por Sergio Sanz.