¿Alguna vez te has parado a pensar qué te diferencia de otros profesionales que te rodean? Si es así, seguro que has buscado la manera de potenciar todavía más esas características que te hacen único. Ese es tu gran valor. Esa es tu marca personal o personal branding.

Desde hace unos años, el concepto de “marca” ha trascendido al mundo del marketing. Ya no sólo sirve para diferenciar y escoger entre diferentes bienes de consumo, sino que también se ha implantado en el (cada vez más) competitivo ámbito laboral.

El objetivo, diferenciarse del resto. La recompensa, lograr el reconocimiento a tu valor.

Pero, ¿cómo conseguirlo? La buena noticia es que está al alcance de cualquiera, aunque, a cambio, lograrlo exige dedicación y trabajo. Estas son algunas claves que necesitas saber para tener una marca personal potente:

  • Autoconocimiento. Como vimos en este post, un análisis DAFO o FODAVA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas y Valores) proporciona una valiosa información sobre qué posición ocupamos en nuestro sector. Este conocimiento es fundamental a la hora de convertirnos en nuestra propia marca. Si no sabemos quiénes somos, qué somos y cuál es la situación, ¿cómo tomaremos decisiones acertadas?
  • Estrategia de comunicación. A la hora de crear una imagen que nos defina como profesionales es imprescindible seguir una planificación elaborada de antemano que nos guíe hacia nuestros objetivos. En último término, la pelota está en el tejado de terceras personas, que serán quienes definan qué tipo de profesional somos. Por eso, nuestros esfuerzos se deben enfocar a elaborar una estrategia para determinar a quién queremos llegar, cómo queremos que nos vean y qué imagen sea la primera que les venga a la cabeza al escuchar nuestro nombre. El resto (que no es poco) será cuestión de coherencia y que los hechos acompañen a nuestras palabras. A fin de cuentas, como decía Jeff Bezos, fundador de Amazon, “marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás presente”.
  • Gestión. Toda estrategia necesita un seguimiento periódico. Analiza los resultados que vaya cosechando tu estrategia. Potencia tus aciertos y modifica lo que no funcione como esperabas. En ocasiones te plantearás si compartir o no ciertos aspectos sobre ti. Para responder basta con hacerte una sencilla pregunta: ¿te beneficia o te perjudica?

Siguiendo estos consejos, la tecnología será un gran aliado. Cualquier red social, desde Twitter hasta Instagram, blog personal o Youtube, es una plataforma potencialmente beneficiosa para crear y reforzarnos como marca en el mercado laboral. Es una baza poderosa, pero hay que saber jugar la mano con habilidad. No debemos olvidar que, a fin de cuentas, la imagen en las redes son nuestra proyección en el universo de internet. No está de más recordarlo.

Tampoco nos agobiemos. Sigue las técnicas de oratoria que te recomendamos y, ante todo, suena creíble. La honestidad y el ejemplo siempre son los mejores modelos consejeros para conseguir una marca personal potente.

Y, como repite Carlos Losada, director de 25 talentos, “si eres uno más, serás uno menos”.

Por Iván Ruiz Jiménez.